Para poder dar respuesta a esta pregunta primero hay que identificar un par de cosas. Número uno ¿Qué es la eficiencia? Y dos ¿Cómo se logra? 

Empecemos respondiendo la primera. La definición de eficiencia es la capacidad de hacer determinado trabajo con los recursos asignados para esto, cuidando de no gastar más de lo destinado para dicha actividad, esto también es lo que diferencia a la eficiencia de la eficacia, pues la eficacia cumple con el objetivo sin tomar en cuenta el uso y optimización de los recursos.

Pues bien, ya tenemos la definición de eficiencia y nos habla de hacer las cosas con los recursos ¿Cómo logro que produzcan o vendan más sin requerir más recursos? destinados para ello, y ahora ¿cómo logro que mi equipo de trabajo sea eficiente?

Te comparto cuatro puntos para garantizar la eficiencia en tu equipo de trabajo:

  1. Selección de personal: Tener a las personas con las habilidades indicadas para las tareas que se van a desempeñar te va a ayudar a que puedas llevar a ese equipo a cierto nivel de eficiencia, no vas a contratar a un portero de fútbol para jugar de pitcher en uno de béisbol, así de sencillo. Con esto garantizas que las personas tengan las capacidades para poder llegar a los niveles de eficiencia requeridos

  2. Salario y prestaciones: Tener un salario y prestaciones adecuados para las responsabilidades que el colaborador va a desempeñar es fundamental para mantener una motivación adecuada, garantizando que se cubran sus necesidades con base en su nivel y funciones dentro de la organización, de otra manera, con salario y prestaciones inferiores a sus responsabilidades tendrás a un equipo desmotivado, sintiéndose explotado y claro, jamás darán su 100%. Los colaboradores que perciben justa su remuneración económica llegan a tener niveles de eficiencia mucho mayor que los que sienten que no lo es.

  3. Capacitación: Asegurarse que las personas estén capacitadas y cuando me refiero a capacitación es garantizar el 70-20-10, donde el 10% es la capacitación impartida por un experto, el 20% lo que se aprende del jefe o compañero y el otro 70% por medio de proyectos o tareas asignadas que reafirmen los aprendizajes en la persona. Esto ayudará a que el conocimiento se quede instalado en el colaborador y pueda llevar a cabo las funciones como estas fueron diseñadas.

  4. Salario emocional, ese que, si bien no es tangible, está hecho a base de todas las cosas que necesitamos para sentirnos cómodos como personas haciendo nuestro trabajo y que no necesariamente es el mismo para todos, como promover una cultura de ayuda (en todo), acercarte y decirles que valoras su trabajo, hay un sentido de propósito con lo que se hace en tu empresa, etc.

Si notas que tu y tu equipo no son tan eficientes como podrían serlo, o quisieras que fueran, una asesoría externa puede ayudarte.  Que alguien de tu empresa, con ojos frescos te ayude a hacer una evaluación, o pide a un mentor que te oriente.  También existen empresas que a través de una consultoría pueden ayudarte a entender fortalezas, oportunidades y áreas de mejora para que la eficiencia se mucho mayor a lo esperado.

En WISDENN nos apasiona ayudar a grandes empresas con grandes retos a desarrollar a los líderes y a sus equipos con base de confianza, respeto y eficiencia.

¿Te interesa dominar tu inteligencia emocional? aquí te decimos cómo.

¡Comparte esta entrada, elige tu plataforma!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *